El Bronco de gira en Oaxaca: “Ya no habrá dinero para partidos políticos”

El bronco se reunió con un grupo de simpatizantes en un hotel del centro de la capital

El candidato independiente a la Presidencia, Jaime Rodríguez Calderón “El Bronco”, afirmó que de ganar la elección enviará al Congreso una iniciativa para retirar las prerrogativas a los partidos políticos: “Que cada quien se rasque con sus uñas, que ya no se siga gastando el dinero de los mexicanos en políticos huevones y mantenidos”.

Aseveró que también enviará una iniciativa para hacer obligatorio el voto y la segunda vuelta electoral. “El ciudadano debe decidir, porque ya no puede haber presidentes que tengan el 15 por ciento de simpatía de la población, eso no hace gobernable un país”.

Aseguró que ningún político se integrará a su gabinete. “Vamos a tener un gobierno con empresarios, productores del campo, doctores, enfermeras, trabajadores que no militen en ningún partido político. Los harvardianos han destruido este país y creo que ya es tiempo que los quitemos del gobierno”.

Pidió a los diputados no ser paleros del presidente en turno. “No necesitamos tener una parte en el Congreso, como quieren los otros candidatos”.

Manifestó que a Oaxaca le iría mejor si no existiera un presidente centralista, que se crea rey del país. “Yo quiero ser presidente de México para repartir los recursos a los estados, a los municipios; aquí no les llegan los recursos por eso están pobres, ya que se quedan en el centro del estado; yo quiero potenciar al municipio”.

Subrayó que la pobreza no se vence con una despensa, con un programa asistencialista. “La pobreza se vence si nuestros hijos tienen acceso a la universidad, si la gente que trabaja el campo tiene mejores condiciones para que sus productos valgan más, si el Estado se convierte en un gestor más que en un administrador de los recursos de la sociedad”.

Insistió en que realizará una campaña sin medios de comunicación tradicionales, porque no puede gastar el dinero que no tiene. “Evidentemente no andamos regalando ni camisetas ni gorras, ni nada que la gente crea que con eso se gana la voluntad de alguien”.

Destacó que Oaxaca debe ser tranquilizada pero solo a través del diálogo. “El presidente tiene que venir a Oaxaca una temporadita a platicar con la gente”.

-¿Cómo atendería el tema de los maestros de Oaxaca?

-Vamos a sentarnos con toda la gente, no conozco los problemas que tengan los maestros de Oaxaca porque lo único que conozco es lo que ha salido en los medios de comunicación y no puedo predisponer su actitud, a estar en contra de algo que no sé; creo que hay que escuchar pero si no entienden, hay que aplicar la ley.

Bronco, hasta en la campaña

El Bronco, es bronco hasta en su campaña. Él solo ordena, o mejor dicho, desordena la agenda; por sí mismo suspende reuniones; e incluso, su estado de ánimo define el itinerario de sus recorridos.

La víspera -con intermediación de funcionarios priístas- se intentó una entrevista con el candidato, pero fue imposible realizarla. Incluso, a la conferencia de prensa programada a las 11 horas no llegó porque prefirió platicar con los reporteros en un jardín.

Después suspendió reuniones programadas con mezcaleros y artesanos, para recorrer el Andador Turístico a fin de presentarse con quien se cruzara a su paso y regalarles su tarjeta.

Conferencia de prensa

A las 11:00 horas el salón del restaurante Terranova está lleno. Los reporteros esperan al Bronco, pero el tiempo transcurre y no llega. Los refrescos y el café se consumen. Hora y media y no aparece. En algún momento las fotografías en los teléfonos celulares explican el motivo de la tardanza. “Está reunido con directores y editores”, comentan algunos de los presentes.

“¿Para que se reunió con ellos si no va a comprar espacios? ¡Ya vámonos, ya vámonos!” Algunos abandonan el lugar, pero otros esperan que el candidato cumpla con el compromiso de la conferencia de prensa. Y no, no lo hace.

Minutos después los celulares difunden otra novedad. Los reporteros que abandonaron el salón están en el jardín Labastida entrevistando al Bronco. La entrevista es variopinta. Más de media hora de diálogo con un hombre que reconoce que únicamente viene para que lo conozcan.

El recorrido

A las 13:10 horas inicia el recorrido de conocimiento. Acompañado de un séquito de reporteros se acerca a un vendedor de artesanías de barro de San Bartolo Coyotepec para comprar un caballo negro. “Este va a ganar, este sí está gordo, bien comido”, expresa entre risas mientras paga.

Un hombre con aspecto de campesino mira la escena y expresa su opinión. “Puro ricachón, no hay ni un proletario. ¿Quién lo patrocina?. ¿Quién pagó el viaje pa’ aca? ¿Mira cuánto guarura trae? ¿Ésos quién los paga?”.

-Son policías estatales, no son guaruras. Tercia un joven moreno que, casualmente, resguarda los accesos de las casas donde ingresa el Bronco.

Con botas vaqueras de piel exótica, pantalón de mezclilla y guayabera blanca, saluda a las personas que encuentra a su paso e ingresa a los establecimientos comerciales, al Monte de Piedad, para entregar su tarjeta.

-¿Quién es, quién es? ¿Es Meade?  Cuestiona una mujer, pero tan pronto se da cuenta que no es, se aleja del lugar. Otra cruza la calle y pregunta con voz fuerte: ¿es el meado?

Ante Juárez

Al Bronco no le falta razón, en Oaxaca no es conocido. Los transeúntes invariablemente cuestionan: ¿Quién es?

Frente al Monte de Piedad hace un alto para elaborar un raspado. “Yo  vendí raspados, me das chance que me haga el mío”. Después ingresa a la Facultad de Derecho de la UABJO. Llega al primer patio, donde se ubica la estatua de Benito Juárez, lee cada una de las placas de la base de mármol, se sitúa frente al prócer e imparte una clase de historia.

Al cruzar la calle de Independencia, junto a un puesto de aguas frescas, una visita lo sorprende. “¿Cómo estás? ¿Qué milagro? Esta oaxaqueña iba a ser mi esposa, pero no quiso”, dice mientras abraza a una joven morena.

Continúa su camino y la expectativa es si el candidato ingresará o no al Zócalo, donde se mantienen los habitantes de Teojomulco. Sus asesores recomiendan prudencia. Finalmente, a las 14:40 horas, entra al restaurante Marqués del Valle para comer junto con un grupo de jóvenes.

El predicador

Por la tarde, a las 17:20 horas, El Bronco llega al salón del hotel Fortín Plaza para dialogar con cerca de 250 personas, entre los que se encuentran los integrantes de mototaxista de la organización Caminando y Luchando por Oaxaca A.C. que participaron en la gresca contra sus compañeros en San Martín Mexicapan en días pasados. Priistas e integrantes del sindicato Libertad.

Frente a ellos el candidato adopta una actitud de predicador. Con el apoyo de videos y canciones, les enseña a los ahí acarreados quiénes son los buenos y los malos. Los milagros que le han permitido salir indemne de tres atentados del crimen organizado, la necesidad de luchar por la salvación de los ciudadanos y del país.

Sin duda, la parte más maniquea de quien aspira a gobernar a México.

 

 

  • fuente: NVI Noticias

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*