La debilidad de Gabino Cué lo llevó al fracaso como gobernador de Oaxaca

 

Gabino Cué Monteagudo enterró la confianza ciudadana en los primeros años de su sexenio, al gobernar con una banda más que con un grupo gobernante, reflexiona Cipriano Flores Cruz, politólogo en su libro “Oaxaca: el desastre aliancista 2010 – 2016.

En entrevista previa a la presentación de su séptima obra literaria califica a la administración pasada como desastrosa, debido a que a pesar de las buenas intenciones y grandes proyectos no se concretaron.

A lo largo de las 158 páginas, el oriundo de la Sierra Norte externa que no pudieron operar el cambio, luego de varias décadas de gobiernos priistas, debido “a la debilidad del gobernador, el carácter, la relación de fuerzas políticas y traiciones”.

“La desgracia de la alianza 2010 – 2016 fue el regreso del Partido Revolucionario Institucional al poder (2016 – 2022), ese fue su mayor fracaso”, sostiene sin reparo el articulista y activista de los pueblos indígenas.

Flores Cruz destaca que una de los acontecimientos que marcaban el estado del gobierno desde septiembre de 2016, fue la realización del Grito de Independencia custodiado por más de 2 mil elementos policiales.

Para el autor del libro Gobernar Oaxaca: Bonapartismo, parroquialismo, mitos y realidad política actual en un estado del sur de México, Cué Monteagudo nunca entendió el momento histórico en el que llegó al poder.

“Saberlo le hubiera hecho tomar las decisiones adecuadas, pero qué fue lo que le pasó?, pues que nunca entendió el mensaje ciudadano quien le ofreció la oportunidad de cambiar el régimen político y optó por montarse en la estructura de gobierno anterior”, dice.

Cué se alejó del pueblo de Oaxaca y el resultado fue el que no pueda andar y caminar libre por las calles de la ciudad o el estado y un gobernante que termina así, es un mandatario fracasado, enfatiza.

Y define a la pasada administración, marcada por sendos escándalos de corrupción como un gobierno patrimonialista, en donde los funcionarios de las principales áreas se repartían todo, programas, obras y beneficios para sus amigos.

“Es necesario ser conscientes que el éxito o fracaso de un gobierno está fuera de los ámbitos del gobierno, por el contrario , está en la sociedad, está en los ciudadanos y en la opinión pública”, cita el autor del libro Oaxaca: el desastre aliancista 2010 – 2016; de cómo llegó y se fue Gabino Cué Monteagudo del gobierno de Oaxaca.

 

 

 

  • fte: NssOaxaca

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*