Oaxaca, sepultada por la basura, “cortesía” de la 14 de Junio y Don Panchito

 

Comerciantes y ciudadanos han convertido la calle de Aldama en tiradero

Al cumplirse dos días de que el tiradero municipal se encuentra cerrado por el conflicto en la agencia municipal Vicente Guerrero de Zaachila entre los habitantes de esa localidad y militantes del Frente Popular 14 de junio, la ciudad se encuentra inundada con más de 400 toneladas de basura.

Los habitantes de Oaxaca y su zona conurbada están desesperados por encontrar un lugar donde depositar sus desperdicios; decenas de camiones repletos de desechos están varados en el encierro municipal.

Cerros de basura se observan en las esquinas e, incluso, algunos bloquean las calles, a pesar de los llamados de las autoridades por mantener los desechos al interior de los domicilios, pero la solicitud ha caído en el vacío.

Los camiones recolectores varados en el encierro del Arenal. FOTO: Giovanna Martínez

Calles como basurero

Los desperdicios han invadiido banquetas, carriles y calles completas obstruyendo la vialidad.

Un ejemplo de ello es la calle de Aldama, entre los mercados 20 de Noviembre y Benito Juárez, zona que ha sido aprovechada como tiradero de basura por comerciantes y ciudadanos en el perímetro de ese mercado.

Otro punto es sobre Periférico, a un costado del Museo Infantil de Oaxaca (MIO), en donde vecinos de la zona y personas ajenas a la colonia han depositado bolsas de basura en la banqueta, originando que los transeúntes se vean obligados a caminar sobre el arroyo vehicular.

El Jardín Labastida alberga docenas de bolsas de basura, a pesar de que se activaron brigadas de parte del Sistema de Limpia para “embolsar” y mantener limpio ese punto, pero los esfuerzos han sido inútiles.

Estos escenarios se repiten en otros puntos de la ciudad de Oaxaca, los cuales funcionan como nuevos tiraderos de desechos ante la falta del servicio de recolección de basura.

Recolectores, en el encierro

El encierro El Arenal luce sin personal, pero al tope de basura, los más de 50 camiones recolectores ahí ubicados se observaban repletos de bolsas de desechos, los cuales desprenden olores nauseabundos por los días acumulados en ese espacio.

Aves de rapiña se escuchan y los perros defienden su territorio al percibir que alguien se acerca; la basura se encuentra tirada en el lugar y a cada minuto se acercan personas a la zona para tratar de encontrar un espacio donde dejar los residuos.

En el centro de transferencia de El Arenal ya no cabe más basura y un cordón de manera improvisada trata de impedir que los ciudadanos desesperados depositen más bolsas; a pesar de esto, sobre las paredes del inmueble son abandonados los sacos de deshechos.

Servicio de barrido, al 50 por ciento

De 198 barrenderos, solo laboran 98 en el horario de la madrugada, asegura el jefe departamento de barrido, Ricardo Arriaga Martínez, quien lamenta que la ciudadanía no tome conciencia de la contaminación que se genera al tirar la basura en la vía pública.

El resto del personal se mantiene resguardado en las oficinas, pues la basura que se recolecta de esta tarea no tienen donde depositarla.

Afirma que los tres puntos que están atendiendo son el Zócalo, la Alameda y el Centro Histórico, para tratar de contrarrestar el mal aspecto que dan las demás arterías llenas de basura.

A días de que se celebre la máxima fiesta de los oaxaqueños, la Guelaguetza, los ciudadanos deben tomar conciencia del aspecto que desean proyectar al mundo, dice.

La rampa de basura en la Central de Abastos abarrotado. FOTO: Román Carlos

Las tres áreas de traslado de desechos; barrido, El Arenal y la rampa de la central se encuentran saturadas y se ha exhortado a los trabajadores a no trasladar residuos, pues no hay donde depositarlos.

Ricardo Arriaga, asegura que incluso han discutido con los ciudadanos que han querido dejar la basura en el departamento de barrido, “se les niega el acceso y se enojan, prefieren dejar la basura en las puertas e irse, nosotros no las podemos dejar en la calle, pero estamos abarrotados de desechos”.

Tiradero a cielo abierto

La dirección de Sistemas de Limpia del ayuntamiento capitalino ha informado que más del 50 por ciento del total de la basura generada en el municipio, se concentra en el centro histórico, pues de las 450 toneladas de desechos captadas diariamente, 250 toneladas se recolectan en el corazón de la ciudad.

El ayuntamiento cuenta con 198 barrenderos, 150 personas de recolección de basura entre chóferes y macheteros; así como 50 trabajadores que se encargan de la rampa del Mercado de Abastos, los cuales se han visto rebasados por la contingencia.

 

 

  • Fte: NVI Noticias

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*